Lukas Reig

Gozo

 

Sentí entonces un gozo que casi podría definir como terror (…). Ésa ha sido, desde entonces, la actitud con la que me he enfrentado a la vida: querer escapar de todo lo esperado con excesivas ansias, de todo lo que previamente había adornado exageradamente con mis fantasías.

Torso masculino de espaldas a contraluz

Texto: Lukas Reig / Fotografía: Amerigo Mizzon, Confesiones de una máscara

Por el río

Canoas en rio

No es tan difícil. Sólo tienes que dejarte llevar por la corriente, disfrutar del vértigo de deslizarte sobre un río que inevitablemente te llevará al mar, tratar de encontrarte a ti mismo en algún reflejo en el agua y no perder la vida antes de morir.

Lukas Reig

Fotografía: Niko Guido. Kerala.

Me encanta el infierno

« Me encanta el Infierno, se me hace tarde para regresar a él… Crepúsculo. Remolinos de aves verdes y anaranjadas se desparramaban en las alturas, girando cada vez con mayor amplitud, como círculos en el agua… Directamente frente a ellos, hacia el nordeste, se erguían los volcanes, tras los cuales se montaban en los cielos oscuros nubarrones… La tempestad, la verdadera, quedaba por venir. »

Altitude-1

Fotografía: Hengki Koentjoro / Texto: Bajo el Volcán, de Malcolm Lowry

Lukas Reig

La tierra y la muerte

Eres la tierra y la muerte.
Tu estación es la oscuridad
y el silencio. Ninguna cosa cerca de ti está lejos del alba
Cuando parece que despertaste
eres sólo dolor,
en los ojos y la sangre
pero tu no lo sientes. Vives
como vive una piedra,
como la tierra dura.
Y te visten sueños,
movimientos, sollozos
que tu ignoras. El dolor
como el agua de un lago
trepa y te rodea
Son círculos en el agua.
Tu los dejas desaparecer.
Eres la tierra y la muerte

Domingo

No pienso moverme de aquí. Que le den al idiota de mi marido y sus bonitos paseos por el monte. Así se rompa la crisma el muy cretino. Buf!, los domingos, qué pena de día!

 

domingo en la bañera

Texto: Lukas Reig | Fotografía: Dmitry Chapala

Ah: y una canción para salir de casa bailando:

No es lo mismo

Que piensen lo que quieran, pero no pretendía ahogarme. Tenía intención de nadar hasta hundirme. Pero no es lo mismo.

Fotografía: Sonya Jach / Texto: Joseph Conrad

 

Mujer con cabeza metida en la lavadora

 

Hoy andaba debajo de mí mismo – Poema

Fotografía de Jure Kravanja

 

Hoy andaba debajo de mí mismo
sin saber lo que hacía.

Hoy andaba debajo de la pena
con risa inexplicable.

Hoy andaba debajo de la risa
con todo el llanto a cuestas.

Hoy andaba debajo de las aguas
sin que fuese milagro comparable.

Hoy andaba debajo de la muerte
y no reconocía sus cimientos.

Andaba a la deriva por debajo del cuerpo
confundiendo los dedos con los ojos.

Hoy andaba debajo de mí mismo
sin poder contenerme.

Fotografía: Jure Kravanja / Poema: J.A. Valente

 

Espejo negro

Andrzej-B-Gawrylczyk

Su padre intentó por todos los medios comunicarse con él. Su madre decía que el Señor lo había querido así. Le diagnosticaron a los dos años una patología del neurodesarrollo, síndrome de Asperger. Sus sinapsis seguían sus propias reglas y no conectaban con estímulos exteriores. Tenía un coeficiente intelectual que superaba los 175, dentro de la inteligencia excepcional. Le gustaban los test, las pruebas, detectaba algoritmos complicados en minutos. A los siete años ya tenía en casa material electrónico suficiente para crear sus propios programas y se movía por la red como si fuera una extensión de su cerebro. La red no era humana, era su elemento, solo bites sin sentimientos. Sin saberlo actuaba bajo el principio de que la conciencia era un paso en falso en la evolución humana y las emociones sólo servían para sobrevivir: hambre, sueño, miedo…¿qué eran los sentimientos?.

Su padre estaba empeñado en que viviera en el mundo exterior, en que interactuara con gente real y lo obligaba a ir con él por la calle, a los parques, a espectáculos públicos. El niño actuó según sus leyes. Sólo se movía por emociones tecnológicas. Activó el programa de bloqueo personal que había desarrollado, apretó el botón en su iPhone y nadie volvió a ver a su padre en el mundo real. Cuando se apagó la pantalla, el niño vió su cara en aquel espejo negro y no la reconoció.

Fotografía: Andrzej B Gawrylczyk / Texto: Lukas Reig

 

Las estaciones de tren

Mark-Cornick

Las estaciones de tren tienen un poderoso atractivo. Crean un espacio que facilita la introspección.Son sitios catárticos en los que el espacio y el tiempo son modificados constantemente, en los que podemos imaginar fácilmente otra vida, otro lugar.

Voy a coger el próximo tren a donde sea.

Fotografía: Mark Cornick / Texto: Lukas Reig

 

No sé quién eres

Ksenija

No sé quién eres. No sé porqué te estoy mirando. Supongo que influye la curva de la cadera y ese aire de mujer segura de sí misma que inspira tu forma de andar, esa forma de llevar el bolso colgando como si tuviera dentro todo lo que necesitas en la vida. Diría que existe un hombre en esta ciudad que esta noche dormirá solo y llorará sobre su almohada recordando tu voz, tu aliento. Seguro que eres una mujer sensible y estarás muy afectada. Voy a buscarte y a hablar contigo. No me importaría ser el próximo hombre que abandones.

Lukas Reig

Fotografía: Gbenro Sholanke

 

Página 1 de 212